jueves, 9 de abril de 2020

Solognac, con Bea Alcoya

Reteniendo recuerdos


Me había imaginado este momento de muchas maneras, pero en ninguna de ellas entraba el plan de escribir este artículo de abril, sentada en la mesa del despacho. 

Soy una romántica, y más cuando a la cinegética se refiere y lo había imaginado sentada en mitad de un barranco una tarde primaveral, mientras observaba las querencias de mis amados duendes del bosque. 

Y es que amo todo tipo de caza, la sola idea de salir al campo con mis perros y la vieja escopeta de mi abuelo ya supone un día de celebración, pero ahora mismo, mientras escribo estas líneas no puedo sentirme más nostálgica, viendo todo lo que ahí fuera está pasando, sintiendo la necesidad de ayudar, en la medida de nuestras posibilidades y aunque parezca poco, no hay mejor forma de ayudar a nuestra sociedad que quedándonos en casa, dejando la observación de nuestros cérvidos más preciados, para cuando todo esto pase, os aseguro que ellos también nos echaran de menos, al final esto es un juego de dos. 

Pero mientras tanto, y para alegrar un poco estos días de encierro, podemos ir preparando nuestros equipos, debemos tenerlos listos para cuando podamos volver a pisar campo. 

En el artículo anterior hablábamos de la importancia de mantener nuestras armas limpias y bien guardadas. 

Y ahora en abril, pensaba hablaros de los imprescindibles para el rececho, pero vamos a centrar un poco más el tema, adaptándonos a la situación actual. 

¿Cuántos de nosotros no pasamos horas mirando por las ventanas de nuestras casas, observando, los gorriones que se posan en el balcón, el sonido de los pájaros por las tardes, o simplemente observando las puestas de sol desde nuestras torres de confinamiento? Algunos como yo, seguro que tenéis la suerte de poder tener el campo cerca, y poder disfrutar de la fauna más cotilla que se acerca a los pueblos, otros, sin embargo, el hormigón será vuestra visión más colorida. Pero de igual manera, podemos disfrutar de la observación. 

Así que vengo hablaros de un producto básico, de un imprescindible, que seguro podéis utilizar ahora desde las ventanas de vuestras casas, mientras esperamos que nos den suelta tras los duendes. 

Solognac tiene una amplia apuesta de productos para la observación. Como son los prismáticos y catalejo. Productos de una relación calidad-precio inigualable. Por ejemplo los prismáticos de la gama 500 en 10x42 verdes, diseñados para la caza de rececho y la observación hasta el anochecer, unos prismáticos estancos y sellados llenos de nitrógeno, aptos para cualquier climatología, incluso para esos momentos de lluvia primaveral que nos sorprende en cualquier momento durante nuestro acecho, además de que su campo de visión se encuentra desde los 105 m hasta los 1000 m de distancia y su peso es ligero, algo completamente imprescindible para este tipo de caza, en la que las caminatas, aunque tranquilas suelen ser largas. 

Sin embargo, si eres más de los que esperan, apostados entre los chaparros, observando la linde de los sembrados, puedes apostar por el catalejo Solognac 20-60x60 negro, un catalejo con tratamiento multicapa, estanco, con tratamiento anti vaho y resistente. Sin duda una gran apuesta para la observación más tranquila y detallada, y también para aquellos que les gusta mantener el recuerdo de la fauna que podemos observar en todas nuestras salidas, ya que este catalejo, junto con un acople especifico te permite incorporar tu cámara réflex y disparar recuerdos. 

Y es que si algo perdura para siempre son los recuerdos, todas esas imágenes que nuestra retina almacena y que seguro nos hacen este encierro más llevadero. 

Nos vemos en mayo, y espero que esta vez nos leamos desde el campo. 

Juntos podemos. 

Quédate en Casa.


Vístete con Territorio Cinegético
Visita nuestra marca en www.territoriocinegetico.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario