jueves, 23 de enero de 2020

Canes, por Rehalas León

Atravesados

Tan antiguos como la montería misma, son los perros cruzados de mastín utilizados en las rehalas. Esta sangre aporta a los canes fuerza y resistencia para llevar a cabo su labor durante varias jornadas cinegéticas contiguas.

Principalmente se realizan los cruces con podenco, para compenetrar las características de ambas razas, siendo éste tipo de ejemplares muy polivalentes para cazar en diferentes zonas de nuestra península, en donde se lleva a cabo la montería española.

Fue Periquillo, como perrero de la casa Valdueza, quien dio imagen a estos perros, sacando una de las rehalas más parejas que monteaban por aquellos años, en un principio cruzando podencos "quitaores" de La Campana con mastinas del ganado, y más tarde metiendo sangre de grifón al cruce anterior.

Y aunque ahora a la inmensa mayoría de perros barbas, arreglados de orejas y rabo se les conozca como Valduezas, Valduezas solo son aquellos que salen de la casa del Marqués, el resto reciben el nombre de cruzados o atravesados.

Suelen ser, por norma general, lo que en el argot montero se conoce como "completos", ya que realizan diversas funciones como encontrar, acosar y agarrar en caso de que fuese necesario. Perros valientes, capaces de sujetar a un gran macareno que planta cara sin necesidad de terceros hasta que sienta el frío del acero, y a la vez nobles, tanto en la perrera como en el transporte.

Hay multitud de rehalas de atravesados repartidas por todo el territorio nacional, cada una con diferentes porcentajes en sus cruces y es que cada uno tiene predilección sobre algunas características en sus canes, así que sobre gustos, los colores.

Dani León para www.territoriocinegetico.com




Vístete con Territorio Cinegético
Visita nuestra marca en www.territoriocinegetico.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario