viernes, 20 de marzo de 2020

Canes, por Rehalas León

Podenco de Paterna

Ante la dureza de la situación por la que en estos momentos estamos pasando, queremos distraer un rato la mente hablando de aquellos que no entienden de cuarentena ni confinamiento, nuestros perros.

En este mes dedicaremos nuestro apartado al podenco de paterna, perros muy encastados que han sido seleccionados durante décadas solo por su valía cinegética, dejando de lado su morfología.

Tienen su cuna en el municipio onubense de Paterna del Campo, donde nace un perro que marcó un antes y un después en la historia de esta raza, "el Julio", en el año 1945. Este perro cubrió infinidad de perras, ya que su valía para la caza era incalculable y transmitía mucho a todas las camadas que se le hicieron.

Como características de la raza, podemos decir que se trata de un perro con rasgos apodencados, de mediana estatura, siendo la altura media a la cruz de 56 centímetros en los machos y 51 en las hembras. Su pelaje alberga una gran cantidad de capas, blancos, berrendos, urracos, verdinos... Siendo su tenacidad para la caza la característica más valorada dentro del estándar.

Pese a su mediano tamaño, el podenco de paterna es un perro muy valiente con los cochinos, con mucha codicia y tesón, y con mucho cante, cualidad fundamental en un perro de rehala. Son perros muy rústicos, criados durante generaciones al aire libre por lo que se adaptan perfectamente a cualquier condición meteorológica adversa.

En sus comienzos fueron utilizados para la caza menor, ya que los cochinos y el cervuno escaseaban, pero en la actualidad la gran adaptación a las monterías han ocasionado su expansión por todo el territorio nacional, siendo muy valorado dentro de las rehalas.

Espero que este breve artículo haya servido para despejar la mente por un momento, nos vemos el próximo mes.


Dani León para www.territoriocinegetico.com


Vístete con Territorio Cinegético

Visita nuestra marca en www.territoriocinegetico.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario