martes, 21 de enero de 2020

Tiempos de caza, con Nuria Díaz

¿Qué es la caza para ustedes?

¡Hola a todos y todas! 

Una vez más, bienvenidos a mi espacio en el blog de “Territorio Cinegético”. Es todo un honor saber que miles de personas están interesadas en saber lo que escribimos cada mes.

Hoy vengo a preguntaros lo siguiente: ¿Qué significa la caza para un cazador? ¿Y para vosotros?

Estoy segura de que lo que a simple vista parece una pregunta cualquiera, la que creemos que todos responderíamos de la misma manera, puede ser la pregunta con más diversas respuestas que podamos hacer a cualquier cazador.

Cada uno vive y siente la cacería a su manera. Unos la viven desde que nacen, acompañando a sus familiares, padres, amigos, otros a través de sus perros...

Pero siempre coincidimos en algo, pasión. La caza es un sentimiento tan fuerte que a día de hoy no sabríamos vivir sin él. El hecho de pensar que llega el fin de semana y no tuviéramos la capacidad de salir al campo a cazar me da pavor.

Yo concibo la caza como una forma de vida. Una forma de vida que por suerte me enseñaron a sentirla desde que tengo uso de razón, donde el día que se cazaba se comían las piezas abatidas y donde en todo momento me enseñaron a amar a los animales, desde el más pequeño hasta el más grande.

La caza no es matar, ni abatir el primer animal que se nos pone a tiro. La caza empieza en el momento que tienes ilusión por ir a cazar. Justo en el momento que preparas tus atuendos, tu equipo y embistes hacia el sitio. Momentos entre amigos, momentos en el campo, y aunque no haya habido suerte, mi momento preferido, el de después, cuando todo cazador cuenta sus anécdotas del día.

Ahí te das cuenta del verdadero valor de la caza y de quien la siente de verdad. Te das cuenta de la persona que ha matado el jabalí de su vida y le es indiferente y de la persona que no ha visto nada pero ha disfrutado del campo, de las ladras de los canes y del buen rato con amigos.

¿Cuánto vale un amanecer en el campo? Ver salir el sol mientras tus pies recorren todos los caminos hasta que encontrar un objetivo, disfrutar de la naturaleza.

Encontrarse con viejos amigos, disfrutar de un día espléndido de campo y que solo tú entiendas lo que vives. Compartir jornadas con tus familiares, con tus seres queridos y poder contárselo a las nuevas generaciones. “Te acuerdas cuando tiré el venado que me dijiste que no le había dado y estaba allí... Pues ese día...”

La caza es algo que debemos transmitir y enseñar de una forma ética, moral y controlada a nuestros hijos como lo hicieron nuestros herederos con nosotros. Es algo que va en los genes, porque todos sabemos que aunque intentemos inculcarla, no todos la sienten dentro. Con razón dicen “cazador se nace, no se hace.”

Corren tiempos duros, la montería está llegando al fin de la temporada y solamente queda celebrar por todos aquellos que nos han acompañado, por todas las personas fantásticas que hemos conocido este año y por los magníficos días que nos ha brindado el mundo rural.

Concluyendo, da igual la forma que describáis la caza, la forma que la concibáis. El buen cazador sabe en el momento que sale, que ese día va a abatir ese trofeo que lleva esperando mucho tiempo o que hoy no va a abatir nada. Ley de caza.

Y por último y como ya sabéis, en menos que canta un gallo estamos en Cinegética y todas esas anécdotas monteras cobrarán vida en los pasillos de Ifema. ¡Y yo quiero escucharlas todas! 

Un saludo compañeros.

Nuria Díaz para www.territoriocinegetico.com




Vístete con Territorio Cinegético
Visita nuestra marca en www.territoriocinegetico.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario