martes, 2 de octubre de 2018

Carta de la web

Del verano al otoño.


Después de un tiempo de reflexión, en el que www.territoriocinegetico.com ha tenido margen para reflexionar, oxigenarse y coger fuerzas, nos dirigimos hacia una nueva temporada cinegética.

Pasó el verano, un agradable estío que en su suavidad todavía azota el otoñal octubre, sin una notable variación en su temperatura.

Durante todo este verano, he seguido afianzando mi postura sobre lo difamatorios que somos los humanos, sensacionalistas e incluso cromañones a la hora de no ver más allá que la mera escena.

La caza es muerte, cierto, excluir esta palabra es no afrontar con rotundidad la actividad venatoria. Pero hay mucho más que ese resultado que algunos solo quieren mostrar, tanto que se necesitaría algo más que una carta como esta para explicarlo. Desde un sillón es como conectarse de modo online al mundo rural.

Quiero exponer algo que es de argumento primitivo. Unas largas vacaciones han dado para salir de cicloturismo, y sinceramente, insto a todo aquel que quiera hacer tal bochornosa prueba como la de visitar las cunetas de cualquier carretera comarcal. Enclaves privilegiados que muchos ecologistas, o "defensores de los animales", ven la práctica de la caza como una amenaza. Me cuesta creer, que la cantidad de basura, por definirla de forma liviana, sea solo arrojada por los amenazantes cazadores.

Es un drama como el campo se llena día tras día, y sobre todo, de una forma tan déspota, de materiales tan nocivos para nuestros montes. Mientras tanto, muchos de los arrojantes enviarán un tuit en el que se posicionen a favor de algo que no contribuyen.

¡Basta ya de demagogia!


Manu. V

No hay comentarios:

Publicar un comentario