miércoles, 2 de octubre de 2019

El consejo de Montse

“Querido duende, deseado corzo”.




Queridos compañeros:

Es un placer para mí poder escribir estas líneas, espero que las disfrutéis tanto como yo.

Hará ya unos seis años desde que salí por primera vez en busca del duende del bosque, ese animal tan listo, que es capaz de olerte a kilómetros de distancia, ese misterioso cérvido que con el simple chasquido de una rama, huye para no ser visto más. 
Ese primer día salí de caza sin obtener un buen resultado, pero la pasión en mí por el corzo se despertó y cada día quería saber más y más sobre él. Su alimentación, sus horas de salida, su época de celo, comportamientos, querencias… Empecé a documentarme, a leer varios libros y a observar en el campo durante horas y días sus movimientos, así fue como mi pasión fue en aumento. 

Hablar de esta modalidad de caza es difícil, pues cada uno tiene sus opiniones e impresiones, pero personalmente puedo decir que para mí es una de las modalidades de caza más apasionantes. 

Horas y horas de recechos, de intentar controlar la dirección del viento para que la cacería sea exitosa, pues la mayoría de las veces que se va de caza "se caza mucho pero se mata poco”. En definitiva, eso es lo que te engancha tras estar un día tras otro detrás de ese animal que ya tienes ojeado, que tus cámaras han grabado una y otra vez, pero que por algún motivo, vuelves con la esperanza de poder verlo y cuando lo ves si no anduviste raudo, él te vio primero. 

Los corzos son animales muy territoriales, esto hace que cada macho se sitúe en un territorio y no lo abandone por voluntad propia. 

Algunos consejos para saber cómo dar caza a este animal son : 

Una vez tengamos localizado el corzo y observemos que es un macho cumplido o que tiene algún tipo de deformación, analizaremos el terreno, sus hábitos y horarios. Puesto que son  animales que normalmente dejan muestras de presencia, como por ejemplo, sus huellas que dependiendo cómo sean podemos saber su tamaño aproximado, sus deposiciones nos ayudarán a dibujarnos la imagen de él y por último los rascaderos que serán muestra inequívoca de la presencia de un macho. 

Como antes comentaba son animales que poseen un olfato y oído muy desarrollado, por lo que este tipo de cacería normalmente se suele hacer en solitario. Es muy importante saber la dirección del aire ya que podrían olernos y la cacería habría llegado a su fin. 

Una vez tengamos todos estos factores analizados y localizado el ejemplar que buscamos, 
deberemos calcular la distancia que nos separa y si es posible recortarla, ya que hacerle una buena entrada es la clave del éxito. Un tiro a más de 150 metros no es aconsejable, en este caso yo intentaría hacerle una entrada de manera sigilosa, estudiando el entorno, por donde podría hacer menos ruido, hay veces que he tenido que recorrer kilómetros para acércame unos metros más a él. 

En el momento de efectuar el disparo es muy importante un buen apoyo, mantener la calma y esperar a que el animal esté de costado para efectuar el disparo y saber dónde están situados los órganos vitales de este animal. 

Cuando se cumplan estos factores, las posibilidades de darle caza aumentarán. 

Si hablamos de calibres, para profundizar un poco más, cada cazador tiene su calibre preferido y si preguntamos a cualquier amigo cazador, el suyo es el mejor (en el que me incluyo yo). Pero si es cierto que hay calibres que son más apropiados para la caza de este animal. 

Calibres apropiados: 243 W - 270W - 6,5 – los versátiles 7mm RM – 30.06 etc. 

Entre las armas a utilizar es cierto que con casi cualquier arma se puede dar caza al corzo, 
desde el semiautomático al cerrojo y al monotiro, siendo estos dos últimos por su precisión y escaso peso, los ideales para ello. 

Otro aspecto muy importante a tener en cuenta en el rececho del corzo es la utilización de una buena mira con buena luminosidad ya que los disparos se realizaran casi siempre con poca luz, de ahí que utilizaremos miras de 10 o 12 aumentos con campana de 50 o 56 que 
aprovechan al máximo la escasa luz del amanecer o atardecer. 

Desde mi experiencia, yo he cazado a este animal con un Burris 3- 12X56 y estoy muy contenta con él, pero el mundo de la óptica es muy extenso y ya entraremos más en profundidad más adelante. 

Bueno amig@s una vez os he contado mi experiencia y mi saber hacer. Desearos una buena cacería y que como yo, los que estáis pensando ya en el mes de abril, se os haga un poquito más amena la espera. 

Nos leemos en el siguiente post. 

Un saludo, viva la caza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario