viernes, 1 de noviembre de 2019

Carta de la web

Balas y gatillos.


La Carta de la web de este mes, si nos ponemos a leer su título, parece más un relato que una carta de inicio. Dejando al margen románticos titulares, cabe destacar esa llamada tan necesaria cuando empuñamos un arma.

Noviembre, mes de plena veda, en el que en nuestros montes cientos de personas disfrutan de ésta ancestral pasión. Pero los tiempos han cambiado, de ahí que las balas y gatillos no siempre sean bien empleados, con el correspondiente riesgo de trágico desenlace.

Grandes proyectiles, espectaculares fusiles que más allá de satisfacer al cazador, fruto del avance tecnológico en cuanto a prestaciones, son peligros de reflexión corporativa. >

Conversaciones mañaneras que laten sobre nuevas adquisiciones, dejando en el rincón de pensar a la bohemia paralela o de un caño. 

Porque los tiempos han cambiado, la manera de montear ha favorecido todos esos lances plasmados en metros, y no en los antiguos pasos. 

Y sí, el peligro también ha subido, fruto de las balas y gatillos, pero sobre todo, de nuestras manos. 

Por favor, prudencia. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario