viernes, 23 de abril de 2021

La picada, por Santi Molina

Cayeron los récords

¡Muy buenas! 

Para esta lectura os tengo preparadas tres breves historias que me han ocurrido estas últimas semanas y que han supuesto unos nuevos récords en mi trayectoria como pescador. Unos eventos importantes que me gustaría compartir con todos vosotros. 

¡A disfrutar!

25/03/2021 

Tarde de pesca, en la que junto a mi hermano, fuimos a un embalse en busca de récord. No tardaron en llegar las primeras picadas, sacando mi hermano un pez de kilo y pico. Eso nos dio a entender que los peces iban a estar ¨buenos¨. Nada más lejos de la realidad, poquísimas picadas, hasta que en un lance largo noto una retención, clavo y vemos un gran black bass que consiguió zafarse del señuelo en uno de sus saltos. Unos metros más adelante, rascando fondo con un pequeño jig, y usando de tráiler un pequeño cangrejo, y ¡PAM!... Otro bass de kilo y pico. Pasado un tiempo sin rastro de ellos llegaron las sorpresas. Un lance de libro, el cual pasa unas ramas que, junto con un piki sin plomar, fue seguido por un gran lucio hasta casi llegar al barco. 

En ese momento dijo mi hermano ¨déjalo caer, déjalo caer¨. Lo dejé caer y el espectacular ejemplar no dudó en engullirlo. Aquí comenzó la lucha con semejante animal, caña muy doblada y pelea digna. 

Al final le pudo echar mano mi hermano y aquí está, nuevo récord de lucio el que no quisimos pesar por no lastimarlo, foto y al agua. 


12/04/2021 

En esta ocasión, con poquito tiempo para pescar, puesto que salía de jugar al pádel y eran las 18:30 decidí ir a un pequeño río cerca de casa, cosas claras y a pescar. 

Un chatterbaits y un pequeño shad. Decidí estos dos montajes por la turbidez del agua y la cantidad de alburnos que había. La tarde pintaba bastante tranquila ya no había rastro de bases ni de barbos. Unas alguitas se mueven y de inmediato lanzo el pequeño shad y ¡ZAS! Unos arreones bestiales, carreras de infarto y 15 minutazos de lucha hasta que pude poner en seco esta grandiosa carpa. 


14/04/21 

Y aquí llego la joya de la corona, día de orilla en solitario en la que, por la climatología, las cosas pintaban bien. No tardó en caer el primero, un pez de casi dos “kilates”, que no dudó en zamparse mi “piki”. Por lo demás, había muchos peces en las orillas siguiéndome el señuelo. 
Tras un buen rato de andar y hacer metros bordeando el embalse , cayó el segundo. Otro precioso bass que estaba apostado en un palito y que no se pensó ni dos veces hacer de mi piki su almuerzo. Muchas fueron las picadas fallidas a un paseante y al piki, ahí fue el momento en el que decidí que era la hora de irse, puesto que eran las 20:40 y la luz empezaba a escasear. 

Mientras llegaba al coche lancé mi señuelo en una playa con piedra suelta, donde éste tuvo un frenazo en seco. Directamente por mis manos sentí el “clavadón” que recorría toda la caña y empezaron los cabezazos. La lucha, que por momentos se hacía más intensa, ya me daba pistas de que era un gran pez. Aun así, no esperaba lo que de allí iba a emerger.

No fui consciente de lo que tenía hasta que, en la orilla, se acercó un bass gigante y, aunque estaba desovado, fue un gran bass de récord. Aquí esta, bass que alcanzo 3,170kg y que sin duda es la captura del año. 

Espero que os guste estas tres breves historias y las hayáis disfrutado tanto como yo narrándolas, un saludo y buena pesca.

Santi Molina para www.territoriocinegetico.com


Vístete con Territorio Cinegético
Visita nuestra marca en www.territoriocinegetico.com 

Solognac y www.territoriocinegetico.com a golpe de clic

No hay comentarios:

Publicar un comentario