jueves, 5 de diciembre de 2019

El consejo de Montse

De montería.


¡Saludos compañeros!

Hablar de esta modalidad de caza, es hablar de la modalidad de caza más practicada en España. Como ya sabéis, la mayor parte de monterías son de jabalí, aunque cada vez se celebran más las mixtas, con venados, gamos o muflones. 

La primera vez que monteé, lo hice de acompañante en una finca de Ávila, y no se me olvidará jamás. Aunque he de reconoceros que me costó más engancharme a esta modalidad que a las esperas o a los recechos. 

Como en todas las modalidades de caza, existen algunos factores. El clima, la tranquilidad de la finca, el alimento... que pueden alterar el resultado de una montería. 

Sin duda alguna, a muchos de los que me estáis leyendo os pasa lo que a mí. Estás en el puesto preparado con el rifle en mano y empiezas a escuchar la ladra rompiendo monte, el corazón se te acelera y todos los sentidos se agudizan. Es una de las sensaciones que más atrae de este deporte. Esa adrenalina justo en ese momento que te hace estar alerta ya para el resto de la mañana. 

Para mí, los días de montería son una reunión de amigos, una salida al campo, donde todos nos ayudamos. Al puesto de al lado a seguir el rastro de sangre, al de un poco más arriba a tirar del macareno hasta el camino para que luego puedan sacarlo de la mancha, sin duda, es la caza que más nos une, desconocidos se vuelven amigos, la gente más mayor, que más a monteado te dan sus consejos (a esa gente hay que hacerla caso) y la comida ... Qué decir de la comida después de un día de frío por la zona en la que yo cazo. Esas judías de El Barco, o esa sopa castellana que después de un día de campo te da la vida. 

Pero para que esto sea lo que os digo una salida entre amigos, deben darse una serie de factores muy simples pero al igual de importantes, puesto que la seguridad es lo más importante en este tipo de cacerías, ya que normalmente nos encontramos en el medio de muchas hectáreas de monte en el que el tirar al viso, o tirar a la pieza sin que esta esté perfectamente visible, puede ser una temeridad que paguemos cara. Es de vital importancia nada más llegar a nuestra postura, marcar a los puestos colindantes nuestra posición y colocarnos prendas de colores llamativos (naranja o amarillo). También debemos tener en cuenta la capacidad de que una bala atraviese la res por lo que hay que asegurarse de que la bala se entierra. En el caso de dejar pinchado un jabalí yo lo tengo claro, hasta que no finalice la montería no voy a pistear. Si pasa algún perrero le comentaré el lance por si cobran la pieza y si no fuese así, esperaré a que el postor pase a recoger para indicarle y pistear.

Hace unos años desgraciadamente perdí un amigo en una montería, desde entonces la seguridad para mi siempre es lo primero. 

Es por eso que mi consejo este mes tiene que ver con la seguridad en el puesto, como ya os he indicado siempre asegurase de dónde están los demás puestos, siempre llevar algo reflectante y jamás disparar a algo que no se tenga claro lo que es. 

Pero si vamos a hablar de esta modalidad, no podemos de olvidar la parte más importante de la montería, los perros, los rehaleros, esos valientes que salen día tras día al monte sin saber lo que el día les deparará. Los que mueven el monte y a las reses. 

Sin rehaleros no hay montería, hay que valorar el trabajo de perreros y perros, ellos son los que hacen que las monterías sean emocionantes y son los culpables de esos lances que luego permanecen en nuestra memoria siempre, los que la empiezan y la acaban, incluso hasta altas horas de la noche buscando a sus perros. En este momento donde la caza, cazadores y demás estamos sufriendo tal acoso, alguien que me diga como están cuidados esos perros, los que tienen un entrenamiento casi los 365 días del año a los que su dueño cuida como uno más de la familia, personalmente, creo que es un trabajo no bien remunerado y capaces de entender solo los que sienten ese amor por la caza, por los animales y en especial por los perros. 

No voy a hablar de las razas más utilizadas para esto ya que sería extenderme mucho.

Podencos, alanos... varias razas de perros utilizadas, y para hablar de ello debería contar con una gran amiga rehalera que sale cada fin de semana con sus valientes, es por eso compañeros que hasta aquí esté post, 

Espero que os haya gustado mi visión de ver las monterías, y sobre todo la importancia de la seguridad en ellas. 

Nos leemos en el siguiente post.

Un saludo a todos y ¡VIVA LA CAZA!











Vístete con Territorio Cinegético
Visita nuestra marca en www.territoriocinegetico.com

1 comentario: