miércoles, 13 de enero de 2021

Conocer es conservar, por Guillermo Cano

Fin de la caza en Parques Nacionales, desastre ecológico

Os escribo estas líneas pensando que jamás tendría que escribirlas, pensando que tantos años de estudios, de investigación y de gestión, no han valido para nada, en una sociedad que constantemente da muestras de su alejamiento respecto a los valores naturales que desde hace décadas han hecho a España un país mundialmente reconocido en términos de conservación.

Os hablo hoy del fin de la caza en los Parques Nacionales, una catástrofe medioambiental que mostrará sus resultados a medio plazo.

Antes de entrar a valorar en profundidad el tema me gustaría intentar explicar el porqué de esta inentendible situación. La UICN (Unión Internacional de Conservación de la Naturaleza), uno de los organismos más influyentes e importantes a nivel mundial en lo que a conservación se refiere, estableció hace ya algunos años seis categorías de gestión de áreas protegidas. Una de estas categorías es la de “Parque Nacional”, dentro de ella se marca la premisa de la prohibición de la caza.

El problema viene ya que la imagen de “Parque Nacional” que marca la UICN tiene como referencia a esos grandes espacios americanos donde la intervención del hombre es nula y donde las cadenas tróficas siguen un orden ecológicamente sano. En nuestro país sin embargo los espacios naturales han sido conformados de la mano del hombre, no hay más que echar la vista a las rañas de Cabañeros o a los prados de Picos de Europa, formas del paisaje conformadas por agricultores y ganaderos principalmente.

Es por tanto de “sentido común” pensar que la alta biodiversidad existente en nuestros Parques Nacionales viene favorecida e inevitablemente de la mano de todas esas actividades humanas compatibles con el medio ambiente, entre las que se encuentra, por supuesto, la caza.

A todo ello debemos sumar la ausencia generalizada de depredadores (principalmente lobos) en la mayoría de nuestros espacios.

La legislación española al respecto (Ley 30/2014 de Parques Nacionales) no es más que un calco de lo expresado por la UICN, lo cual da una muestra de la poca voluntad de nuestra clase política de acercarse a la realidad natural y social del país.

Entrando a valorar el problema no hace falta tener muchos conocimientos sobre gestión de poblaciones para dilucidar que la ausencia de caza, o mejor dicho la ausencia de gestión llevará acarreadas superpoblaciones tremendas, que pondrán en una situación insostenible a las joyas florísticas y faunísticas de nuestros espacios.

Quizá desde el mundo cinegético hayamos llegado tarde, quizá hubiese que habernos planteado muchas cosas en cuanto a la forma de cazar en parques nacionales, creo que con un poco de atención todos podremos comprender que realizar batidas en zonas de lince ibérico, tiene poco sentido por los daños potenciales a la especie, (prueba de ello, es el reciente incidente ocurrido en Monfragüe). Los modelos de gestión (enfocados principalmente en la obtención de una renta económica) de algunas fincas de Cabañeros, son verdaderas aberraciones en cuanto a conservación se refiere. Es por ello, por lo que a priori modelos de caza enfocados en la conservación, a través de una exhaustiva selección y con métodos selectivos parece mucho mas adecuado para estos espacios.

Harán falta unos años para ver reflejados los daños provocados por esta absurda decisión, espero de corazón estar muy equivocado.

Guillermo Cano Ortega de Consercaza para www.territoriocinegetico.com

Vístete con Territorio Cinegético
Visita nuestra marca en www.territoriocinegetico.com

Solognac y www.territoriocinegetico.com a golpe de clic

No hay comentarios:

Publicar un comentario