viernes, 11 de junio de 2021

Conocer es conservar, con Guillermo Cano

FURTIVISMO, UN PROBLEMA DE FONDO



Hace un par de meses las redes se inundaban de mensajes de apoyo y ánimo a uno de nuestros cazadores más influyentes, tanto a nivel nacional como a nivel internacional, Pedro Ampuero, una persona que a mi juicio representa a la perfección los valores que la caza debe perseguir en este siglo XXI.

Había sido victima de algo, que, por desgracia está a la orden del día en el mundo cinegético, algo que todos los cazadores en mayor o menor medida hemos sufrido, el furtivismo.

No cabe duda de que el término “furtivo” choca directamente con el de “cazador”, pero, sin embargo, ambos tienen algo en común, y es que los dos han salido del mismo sitio.

Desde el mundo cinegético se viene optando desde hace ya tiempo únicamente por alejarnos de estos comportamientos, denunciando estas actitudes y repudiando a todo aquel que se salte esas normas que aseguran la sostenibilidad de la caza como un aprovechamiento más. Sin embargo, pocos se han parado a pensar en la cuestión principal, y es que el furtivismo, o mejor dicho ciertas actitudes furtivas son por desgracia es un problema de fondo.

La situación en nuestro país ha sido muy convulsa en las últimas décadas, se han vivido situaciones realmente complicadas, y por desgracia una pequeña parte de la sociedad ha heredado comportamientos que en épocas pasadas estaban completamente aceptados y hoy son sin embargo impensables para la mayoría de nosotros, tanto en el ámbito de la caza como fuera de él. Es de ese legado de donde a mi parecer surge el núcleo del problema del furtivismo. Por supuesto, y antes de que esto se malinterprete, he de decir que en esas mismas épocas ya empezaban a ser reconocidos muchos cazadores plenamente respetuosos con el medio, empezaba a forjarse el germen del cazador naturalista actual, desde Miguel Delibes a Félix Rodríguez de la Fuente.

Las cosas poco a poco van cambiando y las nuevas generaciones traen sangre fresca a una actividad que a mi parecer necesita una vuelta de tuerca.

Solucionar el problema del furtivismo y la imagen que este provoca de la caza (aunque esta ultima sea completamente legal y sostenible) no será tarea fácil, por ello creo que desde el mundo cinegético se deben empezar a difundir unos valores que aumenten la conciencia ambiental de los cazadores del futuro, ampliando los conocimientos ecológicos y formando a verdaderos cazadores naturalistas. Valores que han de ir más allá de conocer las 4-5 especies principales, y que de verdad han de crear una conciencia de responsabilidad medioambiental.

Por supuesto en cuanto a las situaciones que hoy seguimos viviendo, debemos actuar todos a una, rechazando y denunciando públicamente todas esas manifestaciones de esta lacra que actúa sobre el medio ambiente y sobre el mundo de la caza.

Aunque parezca mentira la labor individual de cada uno tiene mucho que decir en este aspecto, y es que, si todos los cazadores arrimamos nuestro hombro en enseñar y en aprender mas sobre el medio que nos rodea, tendremos gran parte del trabajo hecho.

Desde esta humilde visión de la caza os invito a ello.

Antes de despedirme me gustaría dar las gracias a Pedro por cederme una de sus fotos para ilustrar este artículo.


Guillermo Cano Ortega de Consercaza para www.territoriocinegetico.com

Vístete con Territorio Cinegético
Visita nuestra marca en www.territoriocinegetico.com

Solognac y www.territoriocinegetico.com a golpe de clic

No hay comentarios:

Publicar un comentario